domingo, 20 de octubre de 2013

10 estrategias para estimular el lenguaje infantil

El lenguaje es una herramienta esencial para la construcción del conocimiento y la sociabilidad. Es el principal medio para el aprendizaje. La evolución del lenguaje en la infancia ofrece diferencias individuales ya que cada niño progresa a su propio ritmo.
La participación de la madre y del padre en el proceso de desarrollo comunicativo del niño es fundamental y la total implicación de ambos es básica para mejorar las habilidades comunicativas.

La actividad más importante que los padres pueden realizar para estimular a su hijo es hablar con él.

¿Cómo le podemos ayudar para que se exprese mejor?

1. Motivándole para que pida cosas y enseñándole sus nombres.
No podemos limitarnos a preguntar "¿quieres eso para merendar? para que responda sí o no. Podemos preguntarle "¿quieresbocadillo, galletas o magdalenas para merendar?" para forzarle a que de una respuesta abierta.

2. Hablándole de manera precisa, ofreciéndole un modelo de articulación claro, con una buena vocalización.
Siempre que sea posible debemos ponernos a su nivel de visión para que perciba mejor cómo se mueve la boca al articular.

3. Llamando a las cosas por su nombre correcto.
Evitando los diminutivos y las expresiones infantiles. Un perro no es un "guau-guau" por ejemplo.
No os imagináis lo que llegamos a oír y tener que interpretar (los pipis, el pepe del tete, lo cuqui, el chichi pa cená, etc).

4. No interrumpiéndole cuando hable.
Aunque no lo entendamos bien. Hagamos el esfuerzo por comprender el mensaje y valorar su esfuerzo.

5. No corrigiendo los fonemas que pronuncie mal de forma directa.
Utilizaremos la palabra que ha dicho de manera incorrecta en otras frases para que capte como se pronuncia sin que le hayamos corregido por ello. Si nos dice, por ejemplo "mira, una señola que pasea a un pelo", le diremos... "¡qué perro tan bonito tiene la señora!, ¿a ti te gustan los perros? o ¿sabes quién tiene un perro también?, etc.

6. Valorando y reforzando positivamente los esfuerzos y avances en su lenguaje.
No podemos corregir continuamente lo que diga mal. Premiémosle con una caricia, un elogio o una sonrisa y no con premios materiales.

7. Propiciando la relación y el juego con otros niños.
La mejor escuela después del cole es y será siempre el parque con los amigos.

8. Jugando con él.
Juega con tu hijo/a a hablar con sus muñecos o a hacerlo con un teléfono de juguete. Así desarrollará la fantasía, el juego simbólico y practicará la expresión verbal.

9. Respondiendo a todas sus preguntas.
De manera sencila y clara, adecuada a su nivel de conocimiento.

10. Siendo paciente.
Aprovecha cualquier ocasión para enseñarle nuevo vocabulario y disfruta de los momentos en que juegas, hablas y compartes con tu hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario